marzo 15, 2007

: Roxana Elvridge Thomas :



Ciervo

Como el ciervo huiste habiéndome herido; salí tras ti clamando y eras ido.
SAN JUAN DE LA CRUZ


Ráfaga de fuego
hiere la memoria.
Arrobo que roba la paz al que atisba esa fuga de bestia que es árbol]
en llamas, que es río palpitante de anhelos.
Consue el veneno a quien mira, al lejando aliento deseado.
Enfermo, llagado, el pozo que añora ese oscuro bramido, calcina en]
su flama la ausencia.
Adolece.
Lo turba el paso intuido, la búsqueda atroz del vaso que arde.

Te anhelo como tú a las fuentes, esquiva melodía que es tan dulce]
por estar al otro extremo.
Bello, inalcanzable, efimero clamor que surca mi dolencia.
Tu pliegue desgarra el tajo tan cruel del ensalmo.
Preña con tu vista mi impaciencia, sáciate bebiendo este delirio que]
tu mismo inoculaste tras la marcha.
Quiero poseerte hasta los huesos doblegar la cólera encendida de]
esa cuerna, abatir el lenguaje de tus belfos, ser la letra de ponzoña]
que en tu lengua sobrevive.
Rasgo mis yemas al tocar tu argolla en llamas. Ansío tu imposible]
regreso, tu aliento que sacie en mi sed el alma calcinada.
Soy la fuente y el veneno. Eres hiel y manantial.
Acaba ya, dulce, perdido, y llévate mi ser en tu carrera.

(Para Íker Arce, Martín Becrerra y Fernando Gómez Pintel)



Roxana Elvridge Thomas (1964) Ciudad de México Poeta. LIBROS DE POESÍA: Memorias del aire (1988), El segundo laberinto (1991), La fontana (1995), Imágenes para una anunciación (2000), La turba silenciosa de las aguas (2001) y Fuego (2003).




1 comentario:

Ileana Ortiz Rodríguez dijo...

Querida Roxanita,
tu poesía siempre es alimento al alma perdida. Me pones de buenas. Te quiero mucho, saludos,
Ileana Ortiz Rodríguez